5 trampas de la moda rápida

¿Quién no ha sido en un momento de su vida víctima de la moda rápida? Durante muchos años, acumulé ropa y zapatos en cantidad, luego regalé tanta o las boté. Gasté mucho dinero en muchas piezas con poco interés, y terminé con muy poco. ¡Incluso hay que nunca salió del armario! Hice una sobredosis. Hoy intento adoptar lo que llamo: la “mode intelligente“, una moda elegante, atemporal e inteligente, que respecta la planeta y los humanos. A continuación, te comparto 5 hábitos principales para evitar no ser una víctima de la moda rápida, una “fashion victim”. Es interesante tenerlos en cuenta para cambiar nuestros hábitos de consumo: ¡podemos comprar menos y comprar mejor!

Trampa # 1 de la víctima de la moda rápida: comprar ropa por su precio

Compramos una prenda por su precio y no porque estamos segura de que nos favorece. ¿Cuántas veces has comprado una pieza únicamente por su precio muy barato? En este caso, estás segura de hacer una mala compra y estoy segura que esta pieza aparecerá en el armario “olvidado” o en la “bolsa para dar”. No olvides que esta pieza ha sida confeccionada del trabajo duro de una persona explotada.

Trampa # 2 de la víctima de la moda rápida: compras solo porque la encuentras hermosa

En este caso, compras una prenda por su novedad y originalidad y no porque estas segura de que te realza. El resultado de esta compra impulsiva es que una vez que esté en tu armario, no la vas a usar porque tiene algo malo con el color, el corte o simplemente no te queda tan bien como pensabas, y no pensaste en devolverla… “Compro rápido, boto rápido” Somos simplemente víctimas de un sistema de marketing: al ponernos a la vanguardia cada cierto tiempo, la moda rápida nos agota muy rápidamente.
Artículo relacionado: ¿Cómo vestirse de acuerdo a su tipo de cuerpo?

Trampa # 3 de la víctima de la moda rápida: no inviertes en hermosas piezas demasiado caras para tu gusto

Rara vez compramos hermosas piezas porque las reservamos para ocasiones especiales. Por otro lado, preferimos invertir en la moda rápida que nos permite comprar mucha ropa barata desechable (trapos) para nuestro uso diario. Entonces, con la moda rápida nos resignamos al vestidor diario de la mediocridad. ¡Nuestras abuelas tenían menos ropa pero tenían mucha más clase!
Artículo relacionado: ¿Qué es la moda responsable?

Trampa # 4 de la víctima de la moda rápida: no te tomas el tiempo

No es muy caro, así que, ¿por qué perder el tiempo en probar, dudar, enviar o intercambiar, incluso si no estás muy segura? Grave error … Si la pieza fuera cara, ¿te tomarías el tiempo para pensar, probar, pedir consejo, proyectar con la ropa imaginando qué combinar con ella? Es el atractivo del precio que nos hace actuar estúpidamente a través de compras impulsivas e irreflexivas.

Trampa # 5 de la víctima de la moda rápida: pérdida de identidad y creatividad

Perdemos nuestro estilo personal, diluimos nuestra identidad. Y sí, la abundancia y las tentaciones son tales que estamos dispersos en muchos estilos diferentes y olvidamos nuestro toque individual, nuestra propia creatividad. No olvides que tu ropa expresa tu personalidad. Pero con la moda rápida, llegamos a la tendencia “uniforme”. En la calle, todas las mujeres son iguales porque compran en los mismos lugares…

Para concluir, cuando uno cae regularmente en estas trampas, se convierte en una víctima de la moda rápida porque pierde mucho dinero, no se favorece revelando su belleza, diluye su identidad, pierde su personalidad, satura su casa de basura, y lamentablemente no piensa en aprender actividades creativas como coser, personalizar o reciclar su ropa vieja…

¿TIENES LA SENSACIÓN DE CAER EN UNA O MÁS DE ESTAS TRAMPAS?

5 trampas de la moda rápida

SHARE:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

También te pueden gustar…

Empezar Aquí

REGALO: LA GUÍA PARA LUCIR ELEGANTE

¿Te gustaría ser más elegante a diario sin complicarte la vida?
Recibe mis consejos directamente en tú correo.

15 comentarios en “5 trampas de la moda rápida”

  1. Antonia Isabel Rodriguez Alocen

    No voy a decir que nunca caigo en comprar ropa de usar y tirar, pero con los años me he vuelto más selectiva y sopesó bastante el resultado, aunque en los mercadillos si compro para dar un toque vintage a mis look, ya que al final cada día vamos más uniformadas.
    Saludos y gracias por tus consejos

    1. Creo que todo el mundo ha caído en estas trampas… Lo más importante es darse cuenta y querer cambiar! Totalmente de acuerdo contigo, tenemos que variar los lugares donde comprar nuestras prendas para evitar este “uniforme” que todo el mundo lleva. Las tiendas vintages son una muy buena opción!

  2. Siempre caemos en estas trampas, por el precio, por la moda y tenemos un montón de ropa inservible. Es más la que compró debo siempre arreglarla

  3. Hola, Lucie, muy bueno el artículo. Me hizo recordar un buen consejo que siempre me daba una tía muy querida; “es mejor tener poca ropa pero de buena calidad que un montón de ropa barata y mala”. Si cuesta un poco más también dura más y se ve mejor. Gracias, Lucie.

  4. Ma. del Socorro Salazar Guzmán

    Si me ha pasado, compro y algunas veces no me pongo la ropa esto genera que siga comprando según para combinar y nunca acabo.

  5. habiendo leido este articulo me he puesto a pensar en un gran asunto que sucede en mi pais al menos: ya no quedan tiendas en donde la ropa sea de excelente calidad. Solo accedes a tiendas de prendas descartables y baratas, lamentablemente la que es un poco mas cara, tampoco es de la mejor calidad, por lo que me frustro muchisimo y termino por volver al low coast… es bastante mas coplejo de lo que parece todo esto. En mi querido Uruguay hay un mercado pequeño que se satura rapidamente y lamentable pero cierto es que la ropa de segunda mano tampoco vale lo que piden. bueno asi vamos. Mi salida a todo esto es comprar poca ropa, combinable, y al menos la uso dos temporadas. No se cuanto tiempo se estima que debe durar una prenda de buena calidad, pero de la calidad de antes, de nuestras madres ya no qudan, lamento pero es una verdad absoluta. use ropa de mi madre incluso de mis abuelas, las que termine regalando porque ya no era mi estilo pero reconozco que ya no he vuelto a ver prendas de esa calidad en mi vida.

    1. Hola Andrea! Gracias por compartir con nosotras 🙂 Creo que pasa en todos los países del mundo… Después del fast-food, hablamos del fast-fashion. Este concepto tiene consecuencias psicológicas, humanas y ambiental horrible… Y como lo dices muy bien, ahora algo caro no significa que es de buena calidad tampoco! Lo mejor para que perdure en los años es verificar las etiquetas y privilegiar 100% los materiales naturales (algodón, seda, lana…). Ahora tenemos que ser mucho más ordenada y educada para comprar ropa 🙂 Puedes echar un vistazo a este artículo que te dará unas pistas para reconocer las prendas de calidad: https://lucie-andre.com/como-reconocer-una-prenda-de-calidad/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *